Cortos, la nueva publicidad de película

Muchas de las veces la televisión nos atiborra de anuncios publicitarios que, lejos de llamar la atención del consumidor, suelen aburrirle y le llevan a cambiar de canal para no tener que aguantarlos. Para recuperar el interés y evitar la pérdida de consumidores las marcas se han lanzado a crear nuevos contenidos con un mayor poder de persuasión. Los nuevos formatos publicitarios son, en sí mismos, productos audiovisuales para el deleite de espectadores y se ha convertido en publicidad de película.

El cine al servicio de las marcas 

Un nuevo tipo de branded content está irrumpiendo con fuerza en la estrategia de marketing de empresas y marcas. Se trata de una mezcla entre el spot televisivo tradicional y la presencia de la marca y productos en los contenidos ajenos (como es el caso del product placement).Con esto buscan conectar con el consumidor y promover la compra de una forma mucho más sutil que el anuncio tradicional apostando por un contenido que resulte más artístico, original y atractivo.

Se trata principalmente de un contenido emergente entre las grandes marcas multinacionales en el cual aparecen historias de ficción o reales con una duración de más de cinco minutos y que no tratan necesariamente sobre la empresa o sus productos. A esta práctica se han unido compañías como Apple, con el anuncio de su último iPhone, o la marca de ropa Kenzo. Esta publicidad de película no se difunde en la televisión, sino en festivales de cine o eventos similares y pretenden llegar al consumidor a través de canales digitales de video como YouTube o Vimeo.

Esta modalidad es diferente a los anuncios tradicionales, la presencia de la marca o el producto es limitada o distinta, aprovechando la forma en la que se construye la historia. Aunque también tienen aspectos en común: la marca Kenzo, por ejemplo, lanzó un corto producido por una conocida directora en el cual actuaba un ganador del Oscar, algo común en los anuncios de siempre.

Atraer la atención del cliente

El consumidor cada vez es más reacio a los anuncios tradicionales, por ello las empresas pretenden llegar con este contenido a donde no llegan los anuncios tradicionales y quieren conseguir el mismo efecto que una película de Hollywood pero vendiendo los valores de la marca.

Lo más parecido que se venía haciendo hasta ahora era jugar con los documentales. Diferentes marcas de sectores totalmente distintos se valían de este género para acercar al consumidor la experiencia de marca y la trastienda de los productos. Estos cortos publicitarios ya forman su propia industria cinematográfica y participan en un novedoso festival dedicado exclusivamente a ellos: Tribeca Film Festival, donde participan mas de 600 cortos y documentales creados por marcas.

Fuente: PuroMarketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *