El arte de street marketing | Andrés Macario

Andrés Macario. Si quieres captar la atención de las personas olvida en casa la teoría y pon a funcionar tu ingenio y creatividad. El Street marketing es la tendencia que viene arrasando.

Qué es el Street marketing

Constituye un conjunto de técnicas donde se da a conocer un servicio o producto de una manera poco convencional en áreas públicas. La experiencia que tiene el consumidor es más importante que el propio producto en sí.

Según un artículo publicado por Mónica Mendoza, profesora de la UAB, un cliente potencial cualquiera que pasee por las calles de una gran ciudad se encuentra con más de 10.000 impactos publicitarios diarios.  La clave de esta técnica es su visualidad, trata de captar la atención de las personas e invitarlas a interactuar con la marca. No siempre son los clientes los que buscan a la marca, si no que a veces las marcas tienen salir a cautivarlos.

Este conjunto de técnicas se enmarca en el mismo plano que el marketing sensorial o Marketing de guerrilla.

Factores a tener en cuenta

Para tener éxito hay que elegir adecuadamente el lugar donde se va a realizar la acción (para que sea efectivo se ha de realizar en lugares de tránsito), en qué momento (dependiendo de lo que se quiera publicitar), el mensaje que debe llegar al posible consumidor -sin confusión alguna- y el tipo de acción; todo ello debe estar en concordancia para que una campaña sea recordada entre las más célebres de Street marketing.

La clave para conseguirlo está en la imaginación ya que las ventajas que aporta son numerosas: pueden acceder a ella empresas con recursos limitados, es sencillo de ejecutar si se tienen las ideas claras, el impacto es inmediato y el mensaje se transmite in situ.

Permite aumentar la visibilidad de una empresa, persigue un aumento de las ventas y trata de fidelizar a los clientes de manera original.

Ejemplos de Street marketing

Al contrario que la publicidad convencional esta técnica apela a lo emocional. Son numerosas e impactantes las acciones que las marcas han llevado a cabo en este ámbito, desde lo más simple como es el reparto de flyers y folletos hasta colocar un meteorito en un centro comercial de Madrid, como fue el caso de Marcilla.

Si continuamos hablando de marcas que hicieron originales campañas de este marketing de impacto hay que mencionar sin duda a Ikea, Coca-Cola, Milka o TomTom entre otras.

Ikea creó la campaña “La siesta perfecta” colocando en diversos puntos de las calles de Madrid sofás para que los transeúntes probasen de primera mano sus productos, proporcionándoles música y un antifaz.

Coca-Cola siempre ha sido pionera en llevar a cabo acciones de Street marketing, una de las más sorprendentes fue colocar una máquina expendedora de refrescos sin el logotipo de la marca (pero sí con los colores y su tipografía) donde se leía “Hug me” o lo que es lo mismo “Abrázame”; aquellas personas que pasaban por delante y la abrazaban eran recompensadas con un refresco de Coca-Cola.

Algo parecido hizo Milka, que colocó una máquina de vending al lado de la ya tradicional vaca morada asociada a la marca en la calle, sin embargo, la máquina no tenía botones ni instrucciones alguna ¿Cómo funcionaba? Milka pretendía recalcar la importancia de interactuar con las personas de nuestro entorno, y para poder obtener un producto de la máquina expendedora se necesitaba una cadena de personas –La cadena de la ternura– que transmitiese la energía desde la vaca a la máquina para que esta se activase.

Y por último (aunque podríamos seguir viendo infinitas acciones de Street Marketing) nos situamos con la marca de sistemas de navegación TomTom. Para atraer a los medios de comunicación colocó en una calle de Madrid más de 12.500 coches en miniatura creando un atasco.

Todas estas acciones demuestran que en el mundo del marketing hay un gran abanico de caminos para llegar al público.

Ambient marketing

La línea que separa ambos conceptos –Street marketing y Ambient marketing– es difusa, pero hay dos diferencias que parecen imperceptibles a la vista, aunque están ahí.

La primera es la forma de actuar en el entorno, mientras el Street marketing utiliza técnicas y acciones de comunicación en espacios urbanos colocando elementos publicitarios, el Ambient marketing se aprovecha de los espacios ya existentes para transmitir un mensaje y no introduce nuevos elementos en el entorno (se sirve de árboles, semáforos, bancos, etc.)

La segunda es el impacto que producen, el Street marketing es más sorprendente mientras que operar sobre objetos cotidianos es más sutil de cara a los transeúntes.

¿Qué conseguimos?

Bernard H. Schmitt, padre del marketing experiencial, decía que los consumidores no dan tanta importancia a las características de un producto como a observar campañas de marketing que les estimulen y con las que se sientan identificados.

Parte de las decisiones que toma el consumidor vienen guiadas por los sentimientos que le produce una marca y no sólo por aspectos meramente económicos, por lo que una muy buena opción para las empresas es llevar a cabo acciones con las que el público pueda sentirse identificado.

Infografía sobre la tendencia Street marketing

Street marketing- Infografía Andrés Macario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *