¿El fin de las contraseñas?

La ciberseguridad en la era digital es uno de los quebraderos de cabeza más grandes para las empresas. La inmunidad total es muy complicada de conseguir y en el intento para encontrarla chocamos con el sistema más común de protección: la contraseña.

Adiós a las contraseñas

Con mayúsculas y minúsculas, contraseñas que contengan algún número, evitar que tengan relación con fechas personales, no utilizar la misma para diferentes sitios, cambiarla con frecuencia, etc. Estas son algunas claves para que las contraseñas sean difíciles de adivinar y así evitar que roben la información. Consejos que la mayor parte de usuarios no sigue.

Probablemente sea el sistema más sencillo, pero en la actualidad el método basado en contraseñas se está volviendo peligroso. Cada vez más el usuario evita las contraseñas difíciles de recordar, dando paso a contraseñas sencillas y de fácil recuerdo, que empiezan a preocupar a compañías como Apple, Google o Microsoft.

Para encontrar nuevos métodos de seguridad las empresas tecnológicas están apostando por la biometría informática. Esta tecnología se basa en la medida y análisis de las características del cuerpo humano. Pueden distinguir distintas señales como las huellas dactilares, patrones faciales o la voz.

Con estos datos lo primero en lo que hemos pensado es en la nueva tecnología que incluyen los smartphones. No es raro encontrar móviles que reconocen la cara a su propietario por medio de la cámara o que detectan la huella dactilar por medio de un sensor para permitirle el acceso. Esto es lo que las empresas creen que será el futuro de la seguridad en la red, dejando a un lado las contraseñas alfanuméricas.

Nuevos sistemas de seguridad.

Samsung es una de las compañías que se anima a fomentar el uso de este tipo de tecnologías como medidas de seguridad y es una de las que más apuesta por ellas, siendo pionera y buscando la manera de incluir estos sistemas en sus teléfonos móviles. Sus dispositivos ya incluyen detectores de huella, escáneres faciales y del iris.

Microsoft también intenta evitar las contraseñas y ya en las últimas versiones incluye el reconocimiento facial. Pero ellos están probando otros métodos diferentes sin sensores. Su procedimiento consiste en generar un número y enviarlo al teléfono móvil del usuario cada vez que quiera entrar en sus perfiles. De esta manera no hay que recordar números y no hay peligro de que te roben la contraseña porque cada vez es una diferente. Este método también se está empezando a utilizar en el sistema bancario con muy buenos resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *