El papel de las apps en el proceso de venta

Las aplicaciones móviles ofrecen un mundo de posibilidades a lo largo de todo el proceso de venta, como canal de comunicación y como soporte para la publicidad, desde la captación hasta la fidelización. Cada smartphone y tableta es ahora un punto de venta. ¿Lo estamos aprovechando?

apps

Buscamos de forma incesante cómo aumentar la comunicación y el engagement entre empresas y consumidores, qué formatos de publicidad son más atractivos y menos invasivos, cómo apoyar los procesos de ventas y cómo mejorar el servicio y la experiencia que se ofrece a los clientes. ¿Te has parado a pensar en el potencial de las apps o aplicaciones móviles?

Según el último informe de The App Date publicado este mismo mes de septiembre, tan sólo en España hay 23 millones de usuarios activos que cada día descargan 3,8 millones de aplicaciones. Un mercado nada despreciable que evidencia que el mundo es móvil y que las apps se convertirán en elementos imprescindibles para cualquier empresa.

Esto implica que las empresas deben valorar la oportunidad de insertar publicidad, crear aplicaciones móviles propias y participar en aplicaciones de su sector, como “El tenedor” para restaurantes. Las apps son una excelente vía para que las empresas interactúen con su target de forma directa.

Las aplicaciones móviles aportan soluciones para impactar al usuario en las diferentes fases de todo el proceso de venta. Previo a la compra, con publicidad, con notificaciones push a los usuarios que se encuentren cerca de un establecimiento (a través de la geolocalización) o con cupones descuento y promociones, por ejemplo. Una empresa que opere en el sector del transporte de viajeros, o una cadena hotelera, incrementa la posibilidad de venta si cuenta con una aplicación que permite de forma rápida y cómoda ver el producto o servicio disponible, efectuar la compra y reserva o evitar la impresión de un billete o comprobante de compra.

En el momento de la compra, la facilidad de pago que puede aportar una aplicación es determinante. Y cuando ya se disfruta del producto o servicio, las aplicaciones pueden mejorar mucho la experiencia del consumidor. Esto lo ha entendido muy bien el sector turístico y los museos, que poco a poco van incorporando la tecnología para enriquecer las visitas. Por último,  en la fase postventa, la fidelización es clave; y la fidelización es terreno del ámbito mobile. Hay apps promocionales pensadas específicamente para fidelizar a través de concursos, sorteos, juegos, gammificación, cupones descuentos, tarjetas de fidelización, con regalos por compra de productos con la opción de acumular puntos, etc. El objetivo debe ser mantener y crear nuevas relaciones con los usuarios generándoles emociones positivas.

Las aplicaciones móviles aportan también diferenciación e imagen de marca, un posicionamiento de negocio moderno e innovador, además de difusión, viralidad, un escaparate virtual y estar disponible en cualquier momento para un posible cliente.

Esto es una realidad en este mismo momento. De cara a 2015, las aplicaciones móviles que tendrán mayor impacto serán aquellas que sirvan para realizar pagos electrónicos, el acceso a redes sociales y las aplicaciones de proximidad. La consultora International Data Corporation estima que en 2016 habrá cinco mil millones de dispositivos móviles conectados a Internet. Y uno de los retos es ofrecer experiencias únicas y más personalizadas a cada consumidor.

¿Tiene tu empresa una estrategia alineada con esta tendencia mobile?

Etiquetado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *