En pie de guerra contra los adblockers

El uso de adblockers está cada vez más extendido y está provocando verdaderos quebraderos de cabeza al sector publicitario y medios de comunicación. En España 1 de cada 4 internautas declara usar adblockers. Los adblockers se han convertido en caballo de batalla de anunciantes y medios. La instalación por parte de los usuarios de estas herramientas que bloquean la publicidad está provocando grandes pérdidas económicas a los medios y perjuicios a los anunciantes.

En pie de guerra contra los adblockers - Planimedia

En pie de guerra contra los adblockers – Planimedia

¿Son los usuarios libres para decidir si quieren o no ver publicidad? ¿O quizá es el peaje a pagar por consumir unos contenidos que dicen ser gratuitos? Un problema que se extiende por todo el mundo. Facebook anunciaba hace escasos días que había actualizado su algoritmo para ponérselo más difícil a los adblockers. Un episodio más de una larga guerra que puede terminar igual que la decisión tomada por algunos medios como The New York Times, quienes solicitan expresamente la desactivación del adblocker para poder acceder a su contenido.

Estudio sobre el uso de Adblockers

Es un problema de difícil solución y a la vez es una posible evolución natural de este ecosistema digital, en el que cada día hay que conocer mejor el comportamiento del usuario. Los adblockers ofrecen información sobre algunas de las razones que llevan a los internautas a instalar la herramienta y, así, rechazar la publicidad online. Estos motivos tienen mucho que ver con la calidad de los anuncios y sus formatos. Según el “Estudio sobre el uso de los Adblockers en España” realizado por IAB y Elogia, “el 66% desactivaría los adblockers si se aplican mejoras al mostrar publicidad”.

Que la publicidad molesta a muchas personas se sabe desde hace mucho tiempo. A los encuestados poco les importa que sea publicidad en televisión o en otros canales, el porcentaje es parecido, y la realidad es que les molesta. Aunque hay algunos formatos que producen mayor desagrado como los “pop-up”, esos que saltan cuando menos te lo esperas; los “non skippable pre-roll”, que ocupan toda la pantalla sin que puedas hacer nada; y los vídeos/audios con auto reproducción, que a tantos habrá avergonzado en el puesto de trabajo… Mucho tienen que cambiar las cosas para un 68% que declara que si pudiera bloquearía la publicidad. Paradójicamente, los anuncios online son la vía más utilizada por los millennials para conocer nuevos productos y, al mismo tiempo, son el segmento de población que más los utiliza (un 43% reconoce usarlos). Su uso viene motivado por la capacidad de controlar lo que ves, algo que gusta a los usuarios, ya que sienten que tienen el control y ven lo que les gusta.

Donde más molesta la publicidad es en el smartphone, concretamente para el 75% que lo utilizan para conectarse a la red. Aquí la publicidad, además de intrusiva, consume la tarifa de datos contratada, aumentando la animadversión hacia los anuncios.  Lo que se desvela en el estudio es que siete de cada diez encuestados “reconoce que la publicidad contribuye a tener contenidos gratuitos” pero no son conscientes de las pérdidas que generan a los medios la instalación de estos adblockers o bloqueadores de anuncios, y por consiguiente a la calidad, gratuidad y acceso a los contenidos. En este sentido, “el 72% aceptaría que se mostrase publicidad si se informara de su importancia para generar contenidos gratuitos”.

La solución al problema es compleja. La publicidad tiene mucho que hacer mejorando los mensajes y los formatos publicitarios dirigidos al consumidor. Y concienciando a estos últimos de su importancia para poder seguir disfrutando de contenido gratis. Ni contigo ni sin ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *