La importancia del móvil en marketing

El teléfono móvil se ha convertido en un medio por el cual los consumidores interactúan con el mundo. Lo utilizan para mantenerse en contacto con sus allegados, pero también para entretenerse, trabajar o realizar compras. Los móviles ya no son un método de acceso más, son el principal medio por el que se conectan a internet a diario, por donde más medios se consumen y, por tanto, crece la importancia del móvil en marketing.

El móvil en marketing

Según el estudio “Digital in 2017 Global Overview”, de we are socialla mitad de los usuarios de internet acceden vía móvil y en muchos países la media de conexiones supera al número de habitantes. Por ello, si se quiere que un negocio en internet sea competitivo en la actualidad es necesario tener una página web optimizada para los dispositivos móviles y todos los elementos de las campañas optimizados para el móvil en marketing.

El móvil en marketing tiene la misma función que los medios tradicionales: ser un canal de promoción de productos y servicios; diferenciándose en la cantidad de herramientas que ofrece para establecer la comunicación con el consumidor. Para que funcione el móvil en marketing hay que entender el estilo de vida del consumidor y adaptar las estrategias para que el mensaje llegue en el momento óptimo.

¿Aplicación o sitio web?

A pesar de la clara relevancia del móvil en marketing, muchas de las páginas web no están adaptadas al móvil y, aunque hay muchas que ya se observa una adaptación, la mayor parte de los usuarios opina que el rendimiento en el móvil es bajo. Esto se traduce en una pérdida de usuarios. Para que una web ofrezca una buena experiencia de navegación hay que intentar que el diseño permita que cargue de manera rápida, conseguir una distribución del contenido de una manera coherente y fácil de encontrar y asegurarse de que sea compatible con todos los dispositivos.

Otra opción es la creación de una aplicación para el smartphone. A la hora de crear una app es conveniente tener pensado un propósito específico y que sea distinto al de una página web. Puede tener una función fidelizadora, como hacen las redes sociales que poseen un sitio web y también ofrecen una aplicación para facilitar la conexión y poder recibir notificaciones en el momento o publicar independientemente del lugar. Otras aplicaciones son la única manera de acceder al servicio, por lo que es obligatorio descargarla, como es el caso de Snaptchat. Con una aplicación móvil lo que se consigue es tener un canal directo, que está disponible para los usuarios en cualquier momento y, además, aporta valor al cliente y fomenta su participación.

Si se elige desarrollar una aplicación móvil no hay que olvidar el sitio web. Aun si se ofrece la posibilidad de descargar la app, la página web de nuestro sitio deberá estar preparada para diferentes dispositivos. Si en la aplicación no se ofrece ningún tipo de servicio adicional lo mejor es disponer solamente de un sitio web y centrar los esfuerzos en optimizarlo.

Imagen: Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *