Larga vida al email marketing

El email marketing recupera protagonismo en las estrategias de las marcas. El marketing basado en correo electrónico está más vivo que nunca por sus resultados: su eficacia está probada llegando a conseguir un ROI medio del 122%, muy por encima de otras técnicas.  Si alguien vaticinaba su desaparición está muy equivocado: los consumidores siguen abriendo emails. Los resultados de email marketing dependen de factores como el remitente, la cantidad de correos recibidos o el asunto y contenido del mensaje.

Larga vida al email marketing - Planimedia

Larga vida al email marketing – Planimedia

Sin embargo, y a pesar de los buenos resultados, el email marketing tiene margen para mejorar más. Lo que perciben los consumidores, lo que piensan y cómo se sienten cuando reciben un correo electrónico es de vital importancia para las marcas porque influye directamente en sus resultados. Las empresas deberían pensar si están “bombardeando” a los usuarios o si encuentran interesantes los contenidos de los mensajes. La lista de preguntas podría ser interminable pero hay tres aspectos básicos a tener en cuenta si pensamos en los usuarios: la cantidad, la utilidad y la calidad de los correos.

Según un estudio realizado por Fluent en Estados Unidos, una gran parte de consumidores cree que las marcas se exceden con sus campañas de email marketing. El 56% de los encuestados cree que recibe demasiados correos electrónicos frente a un 23% que piensa que recibe pocos y para un 12% de consumidores, los envíos de emails se encuentran en su justa medida. El resultado de estos envíos masivos produce una respuesta casi automática en los destinatarios: los ignoran y tienen dos destinos, la papelera o ser marcados como spam. Ambas decisiones, muy negativas, están produciendo un rechazo del consumidor hacia la marca. Los datos del estudio, desvelan que un 41% de los consumidores asegura ignorar los mails no deseados y otro 41% se borra automáticamente de la lista de envíos a la que pertenecía y de esta manera, evitar tener contacto con dicha marca. Además, hay un temido 11% de consumidores que marca el mail como spam. Para evitar llegar a esta situación, las marcas tienen que ser muy respetuosas con los usuarios tanto en cantidad como en calidad.

Otro aspecto a tener muy en cuenta por las marcas es saber el grado de beneficio y provecho que un email puede ofrecer a un usuario. La percepción que los consumidores tienen sobre la utilidad de los emails recibidos es muy variable. Un 15% de los encuestados afirma que los correos que recibe son siempre útiles. Un 29% considera que son de utilidad en ocasiones, un 33% afirma que rara vez y un 24% que nunca lo son.

Otro de los aspectos que analiza el estudio es el comportamiento de los consumidores cuando reciben un email en función de su edad. En él se desvela que los jóvenes de edades comprendidas entre los 18 y 29 años son los más receptivos y los que encuentran una mayor utilidad en los correos de las marcas.

A tenor de los datos, seguro que es recomendable para las marcas estudiar qué emails han tenido la mayor tasa de apertura y cuáles no, además de analizar cuál es el perfil de usuario que los abre. Si tenemos una herramienta tan eficaz, posiblemente sea hora de replantearse la estrategia de contenidos de los correos electrónicos. Aspectos como día y hora a la que son enviados pierden protagonismo para poner más enfásis en generar percepciones positivas en el usuario y aumentar su deseo e interés hacia nuestros emails.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *