Peligros de las redes WiFi públicas

En la actualidad más del 73% de los usuarios de dispositivos móviles, especialmente de teléfonos inteligentes, utilizamos redes WiFi gratuitas de acuerdo con la última encuesta de Kaspersky Lab sobre Hábitos de Seguridad Multidispositivo en España. Sin embargo, es preocupante que el 40% de estos usuarios comparta datos sensibles, personales y financieros a través de este tipo de señales. ¿Somos verdaderamente conscientes de que conectarse a una red WiFi pública no es del todo seguro?

Son infinitas las posibilidades de las que podemos disfrutar cuando usamos un Smartphone, pero una de las mayores y mas importantes desventajas es que para sacarle el máximo partido y rendimiento es necesario estar conectados a internet continuamente. Cuando estamos en casa podemos acceder a nuestra red WiFi y no gastar el plan de datos que tengamos contratado. No obstante, el problema surge cuando nos encontramos fuera de casa, de vacaciones o en el extranjero y necesitamos conectarnos a internet. Si se dan este tipo de situaciones y nuestro Smartphone nos avisa de que hay una red WiFi pública disponible, lo más común es plantearse el acceder a ella, ya que hoy en día, cafeterías, restaurantes, centros comerciales e incluso algunos parques tienen redes WiFi gratuitas.

Es evidente que suena como una buena idea, pero, no obstante, conlleva una serie de riesgos.

Peligros de las redes WiFi

  • El principal peligro de las redes WiFi públicas es que son un blanco fácil para los hackers ya que podrían tener acceso a las contraseñas e información bancaria si realizamos alguna operación de este tipo mientras estamos conectados a una red WiFi pública. Uno de los ataques más típicos es redireccionar la navegación del usuario hacia páginas ficticias, sobre todo webs fraudulentas de bancos online o de correo electrónico. Se trata de un riesgo bastante elevado, ya se trate de dispositivos móviles como de ordenadores.
  • Dentro de las redes WiFi públicas están aquellas donde la conexión se realiza sin contraseña y que son conocidas como redes abiertas. Esto significa que la información está expuesta a cualquiera que sepa cómo leerla. Los datos que transmitimos pueden ser leídos tanto por el administrador como por los usuarios conectados a la red sin necesidad de tener unos conocimientos técnicos muy elevados. Además, al formar parte de una red pública en la que existen otros usuarios conectados, nuestro dispositivo también es visible a los demás usuarios presentes en la misma.
  • Si el sistema nos pide una contraseña segura y aparece un candado al lado del icono WiFi, se trata de una “red protegida” donde información se transmite de forma cifrada. No obstante, esto va a depender del sistema de seguridad utilizado y la contraseña De menor a mayor seguridad, los sistemas son WEP, WPA y WPA2. Nunca debemos conectarnos a una red WEP ya que es bastante ineficiente y su seguridad equivale a una red abierta (sin contraseña).

La seguridad de tus datos depende de ti

Según el artículo «Los Peligros de las redes WiFi Públicas» publicado en la página web de El Mundo; Si hacemos uso de las redes conocidas de las que disponen bibliotecas, aeropuertos, hoteles y otros servicios sabemos, en cierta medida, que se tratan de redes WiFi seguras. No obstante, sólo va a depender de nosotros que nuestros datos se mantengan a salvo, ya que cualquier operación que hagamos conectados a este tipo de redes, va a poder ser visualizada por los sniffers, que son aplicaciones especiales para redes informáticas, que permite como tal, capturar los paquetes que viajan por la red.

Según cuenta a dicho medio de comunicación el director técnico de PandaLabs en Panda Security, Luis Corrons, si navegamos en páginas seguras (https) o utilizamos aplicaciones conocidas, velando por la ciberseguridad, nuestros datos están a salvo. No obstante, si estamos en una red no segura (http), hemos de tener mucho cuidado con las contraseñas, ya que todos nuestros datos estarán protegidos por ellas. «Si accedemos a una suscripción o a un foro con el mismo usuario y contraseña que usamos para todo, un ciberdelincuente podría entrar en nuestras cuentas de Facebook, correo electrónico, Twitter, etc».

Por otro lado, el director de ciberseguridad de Atos Iberia, Javier Zapata, explica para El Mundo que «debemos adoptar una actitud prudente y no realizar acciones que no realizaríamos delante de otras personas, nunca sabemos quién puede estar viendo nuestro tráfico» y aconseja «no acceder a banca online ni a lugares de la administración pública, como puede ser Hacienda o Sanidad».

Los peligros de las redes WiFi públicas – Infografía – Planimedia

Etiquetado en:, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *